DIAGNÓSTICO: PIODERMIA CANINA

Definición

Piodermia es la infección de la piel producida por bacterias. Son una de las afecciones dermatológicas más frecuentes en la piel del perro. La alta incidencia la explican la existencia de factores predisponentes propios de la piel; la adhesividad de los microorganismos o condiciones ambientales diversas o enfermedades dermatológicas preexistentes que crean el medio adecuado para la proliferación bacteriana. El microorganismo involucrado en ese proceso es el Staphylococcus intermedius, habitante normal de la piel del perro.

PIODERMIA DE SUPERFICIE

Se caracteriza por la excesiva colonización bacteriana superficial de la piel. La inflamación es la causa incitadora. La infección bacteriana de la superficie siempre es secundaria. Varios factores predisponentes tienen estas piodermias, incluyendo ectoparásitos, trauma, acicalado, otitis, predisposiciones anatómicas.
Los tipos de piodermias que encontramos bajo esta clasificación son:

DERMATITIS PIOTRAUMÁTICA (dermatitis aguda húmeda, “hot shot”)

Es un problema de muy rápida evolución, que puede derivar de traumas como cepillado o rasurado. Puede deberse a autotraumas por la presencia de parásitos externos. Se trata de lesiones muy localizadas, rojas, húmedas, brillantes, muy pruriginosas y cursan con dolor. Algunos autores indican que la hipersensibilidad al Staphylococcus intermedius es otra posible causa de este padecimiento. Son procesos que responden muy bien al tratamiento antiséptico, en ocasiones es conveniente tratar con antibióticos.

PIODERMIA DE LOS PLIEGUES CUTÁNEOS (intertrigo)

El intertrigo se asocia con una irritación y falta de ventilación ocasionada por roce excesivo en algunos pliegues de la piel. Pueden estar involucrados otros factores además de los estafilococos patógenos, así como levaduras (Malassezia pachydermatis).

Se conoce la piodermias de los pliegues bucales, que se presenta en razas de belfo penduloso (Cocker Spaniel), debido a la acumulación de saliva, más el roce del colmillo superior, que desarrolla una maceración con infección superficial de olor fétido muy intenso.

Otro proceso es la dermatitis de los pliegues faciales, principalmente en los perros braquicéfalos  (Sharpei, Bull Dog, Boston Terrier).

El piodermia de pliegues vulvar se presenta en hembras obesas y que padecen infantilismo vulvar, en estos casos la orina se acumula en los pliegues, irritando la piel subyacente, las lesiones iniciales son superficiales; pero pueden progresar a úlceras y a veces a fístulas.
El uso regular de gel o ungüento, que contengan peróxido de benzoílo o lociones que contengan clorhexidina, pueden mantener bajo control el problema.
La pérdida de peso o cirugía pueden ofrecer una solución a largo plazo, pero en el caso de la intervención quirúrgica, debe haber un tratamiento previo para evitar problemas de cicatrización.

PIODERMIAS SUPERFICIALES

Son la clase más común de infección bacteriana en el perro. Las lesiones se localizan en la epidermis y en el epitelio del folículo piloso. Se manifiesta en diferentes formas clínicas.

La distribución, las lesiones macroscópicas, la extensión y gravedad de la inflamación y los patrones alopécicos son variables. Algunos pacientes pueden exhibir una o más de las siguientes lesiones macroscópicas: pápulas, pústulas, costras, collarete epidérmico, mácula hiperpigmentada.

IMPÉTIGO:

El impétigo ocurre en perros jóvenes antes o durante los cambios puberales.
Las deficiencias en el manejo y la presencia de enfermedades son incriminadas como causas principales (parásitos, ambientes sucios, desnutrición); pero en ocasiones no se puede determinar un factor predisponerte, Está caracterizada por la aparición de pústulas subcórneas que afectan la piel sin pelo. Puede remitir espontáneamente; pero el tratamiento de champúes, antibacteriales tópicos más antibióticos sistémicos pueden ser necesarios.

FOLICULÍTIS SUPERFICIAL:

La foliculitis superficial ocurre de manera secundaria a otras condiciones, tales como Demodicosis, alergia, hipotiroidismo y falta de higiene o malos manejos. Aquí la infección está localizada en los folículos pilosos y normalmente se requieren antibióticos sistémicos, además de champúes antibacteriales o antiseborréicos. Se debe encontrar la causa predisponerte y corregirla, ya que se trata solo sintomáticamente, el problema será recurrente y el riesgo de complicaciones con lesiones severas o traumatizadas será alto, este tipo de lesiones consisten en una extensión de la foliculitis a la dermis subyacente.

PIODERMIAS PROFUNDAS

Son mucho menos frecuentes que las superficiales; pero son la clase de piodermia más difícil de controlar. Varios factores predisponen a la piodermia profunda. Estos frecuentemente son el resultado de una piodermia superficial preexistente. La infección puede estar en la porción distal del folículo piloso intacto con algo de inflamación perifolicular.

ACNÉ CANINO

Piodermia profunda localizada:

La foliculitis y furunculosis de la barbilla tiende a ocurrir en perros que se acercan a la madurez y frecuentemente se resuelve después de la pubertad; pero puede ser un problema de por vida. Probablemente la razón principal es un problema de queratinización. Los casos leves pueden no requerir tratamiento; pero las infecciones severas con furunculosis y celulitis lo requieren local y sistémica. El champú con peróxido de benzoilo o así como las lociones con clorhexidina son efectivas tópicamente, los antibióticos sistémicos pueden ser necesarios.

Foliculitis y furunculosis piotraumática:

Esta se presenta como una piodermia húmeda aguda que cubre la infección más profunda. Las lesiones ocurren generalmente en las mejillas y el cuello en perros jóvenes, particularmente en Labradores y San Bernardo. El tratamiento se basa en la limpieza y el uso de antibióticos sistémicos.

Otras piodermias profundas locales:

Las piodermias de puntos de presión requieren cambios en el manejo para reducir el trauma y presión de la áreas afectadas (permitir que el perro se acueste en superficies blandas como camas o almohadas) además de terapia antibiótica sistémica y si es severa, enjuagues o baños.
La pododermatitis puede ocurrir sola o como parte de una piodermia generalizada. Hay muchos factores predisponentes, incluyendo neoplasias, traumas y cuerpos extraños, que generalmente afectan una sola extremidad. No siempre es una infección bacteriana aguda y dolorosa.

La piodermia nasal puede ser una enfermedad severa, la patogénesis no es clara; pero puede involucrar una amplia gama de causas, incluyendo reacciones de hipersensibilidad y enfermedades inmunomediadas y autoinmunes. A veces suceden infecciones fungales y en algunos casos las lesiones son estériles.

Piodermia profunda generalizada:

Esta prevalece particularmente en ciertas razas, con notoriedad en el Pastor alemán, en el cual puede existir una predisposición genética. Existen una serie de factores que pueden estar involucrados y deben ser investigados minuciosamente.
El hipotiroidismo y Demodicosis son comunes; pero muchas veces no se encuentra una causa y son necesarias prolongadas terapias con antibióticos sistémicos e incluso inmunizaciones contra estafilococos.

 Referencia

Fuente: Virbac al día. Piodermia Canina

Piodermia canina. Imágenes

Manejo de la piodermia recurrente

Novedades en el diagnóstico y tratamiento de la piodermia canina

Tratamiento

La terapia para las piodermias requiere de terapia tópica antiséptica combinada con antibióticos sistémicos. Esta asociación acelera el proceso de curación y permite una recuperación más rápida, comparada con un tratamiento sistémico solo.

ANTIBIÓTICOS

Los antibióticos sistémicos son necesarios en la mayoría de los casos de piodermia.
La prescripción inicial debe ser por un mínimo de dos semanas.
El antibiótico debe ser evaluado por períodos de 15 días.
El tratamiento debe continuarse después de la recuperación clínica.
Los antibióticos apropiados para infección de piel: deben ser efectivos contra el estafilococo y resistente a sus inactivantes enzimáticos (Staphylococcus intermedius segrega penicilinasas)
No debe ser susceptible a desarrollar resistencia por parte del estafilococo (esto debe recordarse particularmente en tratamientos empíricos).
Debe tomarse fácilmente por vía oral para facilitar el tratamiento a largo plazo.

Por la duración del tratamiento debe ser bien tolerado, particularmente en perros jóvenes, su eficacia clínica debe haber sido probada en ensayos recientes.
Antibióticos útiles para el tratamiento de la piodermia son los siguientes:
Macrólidos y Lincosamidas, la resistencia está incrementada y es cruzada entre estas dos familias.
Dosis sugeridas: Lincomicina  40-50 mg/Kg.
Clindamicina 55-11 mg/Kg.
Sulfamidas con diaminopirimidinas (Trimetropin).

Posibilidades de desarrollo de poliartritis (principalmente en doberman) y queratoconjuntivitis seca en tratamientos a largo plazo. La intoxicación aguda se manifiesta con daño renal.
Dosis: Ormetropin – Sulfadimetoxina 30mg/Kg. Trimetropin-Sulfadimetoxina  30mg/Kg.
Penicilinas resistentes a las penicilinasas:
Amoxicilina más ácido clavulánico. El ácido clavulánico es un inhibidor esencial de penicilinasas, la Amoxicilina sola no es eficaz en tratamiento de piodermias.
Dosis: Amoxicilina + ácido clavulánico  25mg/Kg.
Cefalosporinas  (Cefalexina). La cefalexina es una molécula que se ha usado por muchos años en medicina Veterinaria gracias a su excelente eficacia clínica y a la ausencia de resistencia a Staphylococcus intermedius, permanece como primera elección antibiótica en dermatología Veterinaria.
Dosis: Cefalexina 30mg./Kg.
Fluoroquinolonas. No deben usarse en perros jóvenes (especialmente en razas grande) por su efecto tóxico en el cartílago.
Reservarla para casos refractarios al tratamiento de primera elección.
Dosis: Enrofloxacina  15mg/Kg  Marbofloxacina  2mg/Kg.

TERAPIA CORTICOIDE:

El uso inadecuado e indiscriminado de corticosteroides puede producir dificultades en el diagnóstico y tratamiento. Excepto por casos especiales (piodermias de superficie, tales como dermatitis piotraumática), el uso de corticosteroides está estrictamente contraindicado en la piodermias, aún en la presencia de prurito por el “efecto rebote”. Como factor de inmunodepresor favorece el desarrollo de la piodermias, en particular en la profunda (con el riesgo de que el paciente desarrolle síndrome de Cushing iatrogénico, en el peor de los casos).
Además, disminuir el prurito de manera sintomática no permite evaluar el componente debido a la misma piodermias (que desaparecerá con la curación de las lesiones) y el componente debido a una dermatosis prurítica subyacente.
El prurito debido a piodermias desaparece rápidamente (en pocos días) después de un tratamiento antibacteriano exitoso.

TERAPIA TÓPICA:

Los productos antisépticos tópicos incluyen champúes, pomadas, lociones (usados como adjuntos al antibiótico o para alivio sintomático).
Los champúes (especialmente antisépticos) son muy útiles, por lo menos al principio del tratamiento. Permiten la eliminación de productos de desecho, pus, costras y bacterias (eliminadas por la acción antiséptica y mecánica). El uso de la terapia tópica (en particular champúes antisépticos) es beneficioso en todas la piodermias.

El mayor uso de los champúes antibacteriales es en las piodermias idiopáticas recurrentes, al principio se usan cada dos a tres días hasta que se logra controlar y luego semanalmente como profiláctico. El uso alternado de buenos champúes antiseborréicos (peroxido de benzoílo) con champúes antibacteriales (Clorhexidina) se indica cuando la piodermia se asocia con la seborrea.

PERÓXIDO DE BENZOILO:

Se usa en concentraciones del 2 al 3%  las cuales poseen efecto terapéutico potente y bien tolerado. El peróxido de benzoílo se metaboliza en la piel formando ácido benzóico después de un período adecuado de contacto.Esto baja el pH de la piel con lo que se efectúa su acción antibacteriana.
Sin embargo si se abusa de él puede ocasionar resequedad debido a su efecto secante, por lo que su manejo debe ser supervisado.

CLORHEXIDINA:

Agente antiséptico muy seguro, que se acumula en la piel con el uso repetido. La Clorhexidina es un agente antiséptico de las biguamidas con actividad bactericida  y fungicida ampliamente documentado. De amplio espectro antimicrobiano: bacterias Gram positivas y negativas, levaduras (`>2%) Catión (cargada positivamente) que se une a la pared celular, cargada negativamente promoviendo la disrupción en la integridad de la membrana celular, lo que ocasiona la filtración de su contenido. La presencia de materia orgánica: sangre, pus, exudados no reducen su actividad.

DURACIÓN DE LA TERAPIA Y SU SEGUIMIENTO:

La terapia antibiótica en dermatología es prolongada.
El tiempo de recuperación para piodermia canina es totalmente diferente de casi todas las infecciones bacterianas. El dueño del animal debe estar al tanto de esta peculiaridad de la dermatología canina.
Cualquiera que sea el caso, se debe prescribir un tratamiento por un mínimo de 15 días. La primera revisión debe planearse después de este tiempo; el dueño debe por supuesto estar consciente de la necesidad de regresar antes, si la condición se deteriora (ej: tratamiento no efectivo o peor, una reacción cutánea adversa a los fármacos debido a la molécula prescrita). En esta visita, prescriba otros 15 días de tratamiento si no se ha recuperado por completo. Prescriba por lo menos 1 ó 2 semanas adicionales cuando el paciente se haya recuperado clínicamente en su totalidad.

Productos disponibles en Venezuela para el tratamiento de la Piodermia Canina
Consulte a su Médico Veterinario.

ANTIBIÓTICOS

CEFALOSPORINAS:

Cefalexina Caloxvet

QUINOLONAS:

Enrrosig al 5%  Sigma

Quinocoli  Reveex

PENICILINAS:

P.R. Vademecum

Amoxicilina / AC. CLAVULANICO CALOX

Amoxicilina / ACIDO CLAVULANICO LETI GENVEN 

FireStats icon Powered by FireStats